El tiempo – Tutiempo.net

Desarrollan un telgopor ecológico a base de hongos y cáscara de maní

|

|


Un diseñador industrial cultiva biomateriales en cáscara de maní. “Malma” podría utilizarse para reemplazar las bandejitas tradicionales de alimentos que demoran 400 años en degradarse.


Leonardo Manavella (35) es diseñador industrial y trabaja en una industria manicera, en Carnerillo, a 38 kilómetros de Río Cuarto. Preocupado por la contaminación ambiental, se le ocurrió usar los subproductos del maní para desarrollar biomateriales, con la colaboración de hongos.
 
Así surgió Malma, un emprendimiento (Agtech) que está siendo incubado por la Secretaría de Desarrollo Económico de la Municipalidad de Río Cuarto y que recientemente fue presentado en la Exposición Rural ante posibles inversores y el público en general.
 
“Utilizo el desperdicio o subproducto de la industria del maní, una de las más fuertes de la región, como alimento para un hongo (Ganoderma Lucidum, Reishi) que desarrolla una masa, conocida como micelio, una enorme red de fibras entrelazadas, compuestas principalmente con quitina (potente aglutinante natural) con las que se pueden lograr piezas rígidas, para para sustituir al poliestileno expandido (telgopor) o un material textil capaz de sustituir al cuero”, explica Leonardo a La Voz.
 
Manavella enumera las propiedades de Malma: la más importante es que en un ambiente natural se degrada en 80 o 100 días, contra los más de 400 años que puede tardar en degradarse una bandejita de telgopor.
 
El material desarrollado por Leonardo, con ayuda de los hongos, es “maleable, aislante térmico, aislante acústico, tiene buenas propiedades mecánicas, es ignífugo, extremadamente liviano y tiene características de flotabilidad”, según describe.
 
Explica además que Malma podría utilizarse para reemplazar al llamado telgopor, en cortos ciclos de vida. Además, puede tener una aplicación textil, utilizarse para sustituir el cuero vacuno, con el fin de evitar la crueldad animal y la contaminación que producen las curtiembres, así como también en reemplazo del llamado cuero ecológico, que también genera contaminación.
 
¿Cómo está el proyecto hoy?
El proyecto está en etapa de investigación, desarrollo de prototipos y vinculación con fondos de inversión.
 
En la reciente Exposición Rural de Río Cuarto, Leonardo mostró cómo se podría utilizar, por ejemplo, para el embalaje de productos frágiles, como un frasco de perfume.
 
“Yo no vengo del lado de la ciencia, soy diseñador industrial, trabajo en diseño de producto masivo. Pero nunca estuve del todo satisfecho con los productos tradicionales. Creo que somos de una generación que se tiene que involucrar en la problemática ambiental, en el presente, aportar nuestro granito de arena, sumar una herramienta más, para solucionar este tema urgente”, cuenta, sobre su motivación personal.
Señala que en Argentina están disponibles distinto tipos de hongos que pueden ser una fuente muy rica para desarrollar un abanico de materiales con diferentes aplicaciones. Explica que el micelio es el cuerpo vegetativo de los hongos y “lo que tradicionalmente conocemos como hongo es el fruto”.
 
El diseñador cuenta que su idea también fue pensada como un aporte para agregar valor a una economía regional muy fuerte en la zona del sur cordobés, la del maní.
 
“Nosotros utilizaríamos la cáscara del maní. Es un residuo o subproducto al que se le está agregando valor como alimento de animales o para generar energía, en calderas, pero los volúmenes producidos son tan importantes que este tipo de proyectos para agregar valor es bien recibido por la industria”, dice Manavella.
 
Aclara que el hongo se desarrolla y puede producir este biotelgopor en cualquier materia orgánica que sea rica en celulosa, hemicelulosa y lignina.
 
“Nosotros utilizamos el maní para transformar el residuo de la región en producto, pero se puede utilizar otro medio para desarrollar el biomaterial. El hongo que usamos, Reishi, se consigue, tiene muchas aplicaciones medicinales, hay laboratorios que lo comercializan, está muy distribuido a nivel mundial”, agrega.

¿Qué es el telgopor?
Telgopor es el nombre con el que se conoce en Argentina al poliestireno expandido. Este material adquiere otras denominaciones según el país: puede encontrarse como tecnopor, icopor, isopor, duropor, poliespuma, poliespan, espuma plast o corcho blanco, por citar algunas.

Fuente: La Voz

También te puede interesar

maniPrecios del Maní

Actualizado a: 14/05/2024

Producto
Tendencia
$/Tn
Maní Industria $ 590.000,0
Maní Runner $ 780.889,00
Fuente: Bolsa de cereales de Cordoba | Los precios no incluyen IVA
Principal » Novedades » Desarrollan un telgopor ecológico a base de hongos y cáscara de maní