El tiempo – Tutiempo.net

El maní, un cultivo con “memoria”

|

|


Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Florida (UFL), sobre la calidad de la semilla de maní, el desarrollo de las plántulas y el vigor, sugiere que existe una “memoria” de los eventos de estrés en plantas y que puede pasar a la siguiente generación.


La hipótesis planteada por los investigadores se enmarca dentro de la Epigenética, que es el estudio de las modificaciones en la expresión de genes que no obedecen a una alteración de la secuencia del ADN y que son heredables. Fuentes de modificaciones importantes de estos genes son los factores ambientales, que pueden afectar a uno o varios genes con múltiples funciones.
 
Durante el tiempo que los cultivos han sido domesticados, los agricultores han estado seleccionando las semillas de las mejores plantas, basado principalmente en su rendimiento y el rendimiento relativo. En algunos casos, una planta puede experimentar el estrés durante la temporada, ya sea por enfermedad, sequía o insectos.
 
Muchas veces esa planta tiene la capacidad para recuperarse y todavía producir un rendimiento satisfactorio, proporcionando semillas para la siembra del año siguiente. Es un sistema que ha funcionado relativamente bien durante mucho tiempo. Sin embargo, este sistema depende de la idea de que si una planta experimenta estrés y sobrevive, no pasará una memoria de la tensión a su descendencia. Los agricultores y los investigadores tienen la hipótesis de que los efectos del estrés en una planta, permanecen en la generación actual y no hacen una huella en la próxima generación. Sin embargo, investigaciones recientes sugieren que esto podría no ser cierto.
 
Un estudio reciente elaborado por investigadores de la Universidad de Florida en los Estados Unidos y publicado por el Southeast Farm Press sugiere que existiría una “memoria” de los eventos de estrés en plantas y que se puede pasar a la siguiente generación. En estos estudios, algunas variedades de maní, por ejemplo TUF Runner 511 mostraron un aumento de la tasa de establecimiento y crecimiento de las raíces cuando sus padres habían experimentado un estrés hídrico moderado, incluso cuando las plántulas de próxima generación en sí eran bien regadas.
 
 
Figura 1: bioensayo de mani para la germinación y el establecimiento temprano de la raíz de la semilla producida a partir de plantas madre que habían sufrido un estrés por sequía leve durante la temporada y de la semilla de los padres que no habían experimentado ningún tipo de estrés. El panel de la izquierda muestra claramente el crecimiento más rápido y más extenso de la raíz en la descendencia de los padres estresados ​​en un lapso de 12 días después de la siembra). Fuente de la imagen: Kelly Racette.
 
Sin embargo, otras variedades (C7616) muestran la tendencia opuesta, con plántulas que habían mejorado el establecimiento y crecimiento de las raíces cuando sus padres habían sido bien regados. Para complicar las cosas aún más, un tercer grupo de variedades, incluyendo la variedad de tipo español, COC041, no mostró evidencia de la memoria de estrés en su descendencia en absoluto.
 
La presencia de cualquier recuerdo, positivo o negativo en plantas del cultivo, podría tener grandes implicaciones para la producción de semillas. Por ejemplo, si la exposición de plantas madre a algún grado de aumento del estrés en la calidad de las semillas de la siguiente generación, a través de la mejora de la germinación y el establecimiento, puede ser útil para producir semillas en condiciones ligeramente estresantes para estas variedades. Por otra parte, el cultivo de variedades que tienen bajo rendimiento de plántulas de plantas madre estresados requerirían un manejo más cuidadoso de la producción de semillas para obtener la mejor calidad de las semillas.
 
Actualmente, los estudios se están haciendo en otras variedades de maní español y del tipo rastrero, como FloRun107 y Nuevo México Valencia C. Esta información es clave para “afinar” las condiciones ideales de cada variedad durante la producción de semillas y maximizar la calidad esencial para una germinación óptima. Esta investigación se extiende y pone de relieve la importancia del manejo de los cultivos, ya que las decisiones que tomemos dentro de la temporada podrían impactar en la próxima generación.
 
Si bien la epigenética no es un concepto nuevo, el estudio de sus características llega con el auge de la Biología Molecular como una importante herramienta de investigación genética en todo el mundo y que a traviesa a todos los cultivos. Mientras tanto las investigaciones para averiguar si es posible que exista una memoria de los eventos estresantes que se podría transferir a nuevas generaciones, continúan.

También te puede interesar

maniPrecios del Maní

Actualizado a: 27/05/2024

Producto
Tendencia
$/Tn
Maní Industria $ 590.000,0
Maní Runner Alza $ 797.850,00
Fuente: Bolsa de cereales de Cordoba | Los precios no incluyen IVA
Principal » Novedades » El maní, un cultivo con “memoria”