El tiempo – Tutiempo.net

Guía de buenas prácticas agrícolas para el cultivo de maní

|

|


Además del convenio marco suscripto la semana pasada con el Estado provincial, los miembros de la cadena manisera han elaborado una guía de manejo revisada por el INTA y la Dirección de Suelos


A pesar de la sequía inicial y los excesos de lluvias al final de la campaña, la demora en la trilla y la humedad del grano, el maní superó la producción de la campaña 2012/13 en un 2.7% medido en grano. Sin embargo, los rindes por hectárea siguen bajando desde la campaña 2009/10.
Por supuesto que estas condiciones climáticas desfavorables influyen en los rindes. Pero hay medidas para mitigar esta influencia, y todas tienen que ver con las prácticas que debemos realizar desde mucho antes de entrar al lote con el cultivo.


Para ello, y de la mano del INTA, la Universidad Nacional de Río Cuarto, la Universidad Nacional de Córdoba, y otras instituciones de investigación y extensión agropecuaria, en conjunto con la Fundación Maní Argentino, el cultivo del maní ha sido objeto de ensayos e investigaciones tendientes a determinar el mejor manejo en diversas condiciones. Todo ese conocimiento está volcado en la Guía de Buenas Prácticas para el Cultivo del Maní.


1. Elección del lote.
Es fundamental que el lote que se va a destinar a maní venga de una rotación larga con preeminencia de gramíneas. La siembra de maní debe realizarse en lotes que no hayan sido utilizados con este cultivo en –al menos– 4 años.
Conocer el historial del lote, tener un acabado conocimiento de las características del suelo involucrado, conocer las limitantes climatológicas de la zona y del lote, utilizar semilla de calidad comprobada y con un buen tratamiento pre-siembra, son todas actividades que sin duda redundarán en beneficio del recurso y del productor.


2. Labranzas.
El maní debe sembrarse con mínima labranza o en siembra directa.


3. Malezas.
Es fundamental haber hecho un barbecho químico que mantenga el lote limpio de malezas y competencia al momento de la siembra y durante todo el ciclo del cultivo siguiendo las normativas vigentes para las aplicaciones de productos fitosanitarios.


4. Salida del cultivo del lote. Arrancada y trilla.
El maní exige una remoción superficial del suelo al momento del arrancado. Ese suelo, si se deja descubierto –y dependiendo de las zonasposee una determinada susceptibilidad de erosión eólica que debe ser tenida en cuenta y mitigada con la utilización de cultivos de protección como el centeno, el trigo o la cebada y la no utilización de los rastrojos.

Siguiendo los preceptos básicos de protección enunciados por la FAO, la mínima remoción del suelo al momento de la siembra, las rotaciones de cultivos con gramíneas y leguminosas, y la utilización de coberturas, tienen además grandes ventajas económicas en función de los rendimientos de los distintos cultivos.

Para ello, la Cámara Argentina del Maní a través de la Fundación Maní Argentino, junto a la Secretaría de Agricultura de la Provincia están suscribiendo un Programa de Buenas Prácticas Agrícolas para el cultivo del maní, al cual los productores agrícolas están adhiriendo y que implica el registro de los lotes destinados al cultivo y el compromiso de cumplir los preceptos de la Guía de Buenas Prácticas Agrícolas para el Cultivo del Maní editadas por la Fundación Maní Argentino y revisadas periódicamente junto al INTA y las autoridades de la Dirección de Conservación de Suelos de la Provincia.

Este compromiso pone al cultivo del maní y a sus productores a la vanguardia en la conservación de los suelos provinciales y de las buenas prácticas agrícolas.


Gustavo Rinaudo, ingeniero agrónomo, presidente de la Fundación Maní Argentino
 

También te puede interesar

maniPrecios del Maní

Actualizado a: 27/05/2024

Producto
Tendencia
$/Tn
Maní Industria $ 590.000,0
Maní Runner Alza $ 797.850,00
Fuente: Bolsa de cereales de Cordoba | Los precios no incluyen IVA
Principal » Novedades » Guía de buenas prácticas agrícolas para el cultivo de maní