El tiempo – Tutiempo.net

Integrados desde la semilla hasta el consumidor

|

|


La compañía Maniagro Argentina presentó oficialmente su semillero DRS, una nueva unidad de negocio que se suma al sector como una alternativa genética para explorar nuevos ambientes, ganar productividad y hacer frente los problemas sanitarios. Desarrollaron siete nuevas variedades de las cuales tres, ya se están comercializando.


El clúster manisero necesita mayor inversión en Investigación y Desarrollo de nuevas variedades genéticas. Es una tarea que lleva tiempo, pero muy necesaria. Por lo que representa el cultivo para el interior del país, a nivel productivo, económico y social.
 
Y Daniel Cavigliasso, un hombre inquieto, de herencia productora e integrante calificado del clúster manisero, entendió que podía hacer un aporte importante en este sentido. Es así que en 2008 firmó un convenio con una empresa estadounidense y puso proa al proyecto que finalmente adquiere el nombre de DRS.
 
“El semillero surge de la necesidad de tener otras alternativas genéticas. Mi padre siempre ha sido un hombre inquieto, que toda su vida se dedicó al maní y luego de que se concretara un convenio con una empresa norteamericana, se comienza con el desarrollo de nuevas variedades” dice Melisa Cavigliasso, responsable de producción de Maniagro.
 
Las variedades están pensadas para dar respuesta a los desafíos que el sector tiene tranqueras adentro como problemas sanitarios, problemas de rendimiento, duración de los ciclos y calidad de grano.
 
“Tenemos en cuenta aspectos productivos que son importantes al momento de la siembra, del arrancado, de la cosecha, pero también tenemos en cuenta las necesidades de nuestros clientes ya que todo este maní se exporta, entonces uno tiene en cuenta las etapas del proceso” agrega.
En línea con esto, Melisa destaca que no comercializan ni tienen variedades en desarrollo que no sean alto oleico, una característica muy valorada por los principales compradores como la Unión Europea. 
 
“Desde 2017 estamos comercializando tres de nuestras variedades que están registradas en INASE con importantes empresas del sector manisero. Y en este predio se pueden observar variedades que están pre-comerciales y que van a salir próximamente a la venta” añade.
 
La ventaja de la integración
Una de las virtudes de DRS es que al formar parte de una empresa que siembra, produce, industrializa y vende maní, es que le permite nutrirse de conocimiento en los tres pilares fundamentales: producción, proceso y comercialización.
 
Agustín Falco, es ingeniero agrónomo, responsable del semillero y el nexo entre esas tres áreas. “Esa es una ventaja porque me permite escuchar no solamente gente  de campo sino el área que procesa al maní, que lo clasifica; y ni hablar del consumidor, que en definitiva es el primero que debemos escuchar. Es una retroalimentación muy buena y que sin duda, termina impactando en las características de las variedades que desarrollamos” explica.
 
Como una suerte de tamiz, cada etapa va influye en el desarrollo de una nueva variedad. “El productor pone el foco en los aspectos fitosanitarios, fundamentalmente carbón, viruela y esclerotinia. A nivel industrial se busca una planta buena, que no genere grandes porcentajes de grano partido y que sea fácil de descascarar. Y a nivel comercial, su uso determina las características pero fundamentalmente se busca un maní que sea Alto Oleico” dice Falco.
 
En cuanto a variedades comerciales, el puntapié inicial lo dio MA757 hace tres años, un material que surgió de ensayos en macro parcelas y ya hace 8 años que se cultiva. “Hemos sido cautelosos porque queremos que todas las variedades que salgan del semillero estén más que probadas a campo. Abarca una zona geográfica amplia, tiene buen comportamiento frente a carbón, un altísimo potencial de rendimiento y performance en planta muy acertada” describe.
A la paleta se le suma MA88 para el oeste de Córdoba ya que es un material más rustico, de mayor desarrollo vegetativo y en ciclo corto, MA02 que es una alternativa para explorar nuevos ambientes productivos, ganar eficiencia y llegar rápido a industria.
 
Los consumidores marcan la cancha
“DRS ofrece variedades bastante uniformes, tiene muy buenos potenciales de rindes en función de la distribución de calibres y permite a la industria manisera una alternativa más dentro de las opciones que ya existían” dice Diego Bracco, responsable comercial de la compañía. 
 
Por su responsabilidad, Bracco está acostumbrado a atender los requerimientos de los compradores y la mayoría de la producción se comercializa a la UE, uno de los mercados más exigentes del mundo.
“El factor destacado en DRS es que estamos integrados verticalmente desde la semilla hasta el consumidor final. Que lo consume como pasta, maní frito o recubierto. Entonces, así como lo ves al producto en el campo, capaz termina recubierto de chocolate, por lo que el cliente lo quiere lo más redondo posible para tener una menor merma”. 
 
“Otros lo necesitan para hacer pasta, por lo que no importa la forma pero sí el gusto. Puede haber variedades potencialmente buenas pero con gusto feo, entonces es muy particular el maní. Tenemos que combinar varias características para que dentro del mercado la semilla que se provea, al final tenga el premio de ser adquirida por el cliente” cierra. 

También te puede interesar

maniPrecios del Maní

Actualizado a: 24/06/2024

Producto
Tendencia
$/Tn
Maní Industria $ 635.000,00
Maní Runner Alza $ 812.702,00
Fuente: Bolsa de cereales de Cordoba | Los precios no incluyen IVA
Principal » Novedades » Integrados desde la semilla hasta el consumidor