El tiempo – Tutiempo.net

No se olviden del colorado

|

|


Hasta mediados de los ochenta la variedad más cultivada en toda el área manisera, era el colorado. La llegada del Runner fue desplazando a esta variedad, reduciendo sus hectáreas hasta casi desaparecer. Sin embargo, aún quedan algunos apasionados del cultivo que le dedican un lugarcito.


El maní es originario del Noroeste andino de Argentina y Sur de Bolivia. Siempre se lo cultivó en poblaciones originarias con pequeños agricultores hasta que comenzó a cultivarse con fines comerciales en el noreste argentino, particularmente en Corrientes. 
 
Se trataban de materiales erectos de ciclo corto y cuyo principal fin era la generación de aceite, muy bueno para cocinar. Después y por problemas de hongo de suelo, el cultivo comenzó a bajar por las costas de los ríos Paraná y Uruguay, hacia la Mesopotamia. 
 
Hasta encontrar su lugar en el mundo, “las márgenes del río Segundo, en Córdoba”. Allí, el cultivo alcanzó un tamaño importante pero aún con materiales de ciclo corto, plantas erectas con semillas chicas que se utilizaba para la producción de aceite.
 
“En aquella época se usaban dos variedades –dice Jorge Baldessari de INTA- el maní colorado de Córdoba y el blanco Río Segundo. Después había uno más genérico que iba de Río Segundo hasta Cabrera. Y también estaba el maní colorado de Manfredi. Sobre ese colorado de Manfredi se hizo una selección, después se sacó el colorado irradiado con rayos X en INTA Castelar y a fines de los `60 y principios de los `70, esa variedad terminó desplazando a todos los otros colorados”, relató Baldessari a TodoMani. 
 
Para mediados de los años 80, ya se había impuesto el Maní Runner y el uso del maní colorado fue disminuyendo, hasta quedar apenas un residual que se utilizó para el mercado interno. “En la actualidad puede haber algún nicho de exportación pero muy chiquito” agregó Baldessari. 
 
¿El más sabroso?
“Si queda producción de colorado es más probable que vaya a parar a tostado para consumo interno, porque es muy rico, más sabroso que el Runner y más dulce. Lo que sucede es que rinde mucho menos y tiene otros problemas. No deja entrar bien la luz al suelo y al no aprovecharla bien el potencial de rendimiento es menor, se desprende y se pierde mucho. Además, en granulometría es mucho más chiquito y no es alto oleico, lo que hoy en día son condiciones indispensables para los mercados que se abastecen” explica el Breeder de INTA Manfredi.
 
Una leyenda
El maní colorado sufrió tal reducción en su área en los últimos años, que hoy en día ni los técnicos más experimentados y conocedores sobre este noble cultivo, se animan a asegurar su utilización en la actualidad, mucho menos el área. Sin embargo, fuentes de la región confirman que entre el 2000 y el 2008 se sembraban de 3.000  a 5.000 hectáreas de maní colorado.

 Muchas de ellas en la zona de Pampayasta, James Craik y Yucat, a las márgenes del Río Ctalamochita.
 
Días pasados, en la cuenta de Facebook de la empresa CTA Hernando, subieron un post que decía: “Hoy un gran colaborador, manisero de raza y un amigo, Osvaldo Barberis, me trajo una especialidad. Fíjense cuantos granos de maní en una vaina, cinco. El tipo de maní es el colorado, el clásico, y parece que rindió. Gracias gran amigo”.
 
Para el asombro de muchos y aunque parezca una rareza, el maní colorado sobrevivió, una campaña más, en manos de un productor. ¿Quién sabe? Quizás fue la última.

También te puede interesar

maniPrecios del Maní

Actualizado a: 14/05/2024

Producto
Tendencia
$/Tn
Maní Industria $ 590.000,0
Maní Runner $ 780.889,00
Fuente: Bolsa de cereales de Cordoba | Los precios no incluyen IVA
Principal » Novedades » No se olviden del colorado